domingo, 9 de agosto de 2015

Iba yo pa' Rojava.


En esa eterna fantasía que es la vida, salí en estos días, antier puej, del terminal Rio Tuy en el centro histórico de Caracas, ya llevaba en la mente una vaga precisión del recorrido, primero la esquina de Pajaritos, a la cual le dio por dejarse reconfigurar mas para un recuerdo de esquina, a través de la salida del CSB que desemboca frente al Museo Boliviano, luego la esquina de San francisco y su centenaria ceiba, luego la esquina de las Monjas, sentido paso y saludo al bronce que mirando al Sur nos recuerda a Bolívar, La blanca torre, luego cruzar la Urdaneta en Veróes y ahí a media cuadra la Casa de Las Primeras Letras, esa que nos recuerda al otro Simón, al Robinson naufrago en su propia isla al decir de Uslar Pietri.

Allí ciertamente no quedaba Rojava, ni siquiera Kobane, ni la soñada novia kurda a la que pedirle me enseñe a manejar la bicicleta y el kalashnikov, ahí estaba por desarrollarse un foro promovido por el  Komité de Solidaridad Kurdistán - Venezuela. Aquí hay mas información general sobre Rojava en una participación del Komité de Solidaridad Kurdistan-Venezuela en Alba Ciudad 96.3 FM.







Siempre juego a definir el tono de la ciudad escrutando con aires de arúspice a las vendedoras y vendedores formales de la calle. Me refiero con ello a aquellas y aquellos seres que se han hecho de un nicho en algunos rincones escogidos de la ciudad, para ofrecer algo que quizás la calle quiera.

Ejercen su oficio de vender, desde tiempos inmemoriales, libretas de semicuero y plástico para llevar agendas y hacer creer al resto del mundo que planificamos aunque sean los vagos compromisos que solemos escoger o que suelen escogernos. Cubiertas para pasaportes, bolígrafos de imitación, variado surtido de portachapas y portacarnets. Libros de adoctrinamiento, películas quemadas, música en mp3 y otras pequeñeces que solo ellas suelen tener para la venta, solo ellos ofrecen, siempre son personas al borde de aquello que llamamos tercera edad, casi ancianas, ancianos casi.

Creí ver por un segundo una sosegada crispación, atisbar quizás un dejo de alerta, pero son muy breves las señas para tener la certeza. Esta vez anunciaban vendedoras y vendedores una ocupación diferente, mezcla de tradicionalismo atávico y religiosidad militante varios centenares quizás miles de personas que hacían recordar las hordas que organizó en santa cruzada el obispo Hernández Milanes en Churuguara para arrasar con Pancho Miranda en Coro.

Abucheaban abiertamente y daban voces por la presencia de una identidad que no termina tampoco de nacer, diríamos, parafraseando la sentencia gramsciana.

Desplazándose por la puerta sur del palacio federal, aparentemente ya se retiraba un colectivo, esperamos, con sus banderas de la diversidad y sus pancartas de mano, gallardamente soportaban la rechifla burlona y de rechazo a la vez por su presencia.

Dos días después saldría en Últimas Noticias una imprecisión entre reseña de corresponsalía y aviso pagado por un 'Movimiento Cristiano Familia es Vida'. Alguien calificaría a esa movilización como la: "...primera marcha contra los Derechos Humanos en el país...".



Al final llegada a la Casa de las Primeras Letras, donde con una hora de puntual retraso, comenzó a fluir la información sobre la lucha de liberación del Pueblo Kurdo, en este caso, los pueblos asentados en el norte de Siria, en el cantón de Rojava y su ciudad capital Kobane y del resto de sus hermanas y hermanos asentados en esa zona al norte del Oriente Medio llamada Kurdistan (Tierras que 'pertenecen' a cuatro Estados Nacionales creados a partir de la ocupación británica).Espacio que pervive en la identidad de los pueblos que desde hace milenios se asientan en las tierras entre el Eufrates y el Tigris al norte de la Mesopotamia con su espectacular monte, el nevado y ancestral Ararat.



Sin duda que no hay nada mas emocionante que oir a un patriota hablando sobre la lucha de liberación de su propio pueblo. Es la sensación recibida al escuchar a Mehmet Ali Dogan hablando sobre la lucha que mas allá de Estados Nacionales busca decirle al mundo, aquí estamos los pueblos del Kurdistan, salvándonos y salvando al oriente medio y quizás al mundo.

Por allá los pueblos, las gentes, parece que empiezan a reconocerse mas allá de sus diversas, multiples y hasta individuales circunstancias en las que la vida nos ha puesto a clasificarnos, etiquetarnos, definirnos y autodefinirnos, entrar en grupos, etnias, religiosidades, diferencias, exclusiones, sexismos.

De la mano de Abdullah Öcalan nos llegan noticias de concreciones teóricas y de inusual manera se nos muestran concreciones, prácticas que dan al traste con esa forma de ver, vivir y construir el mundo que nos muestra esta cada vez mas aguada Modernidad. 

Alguien llama por allí "gobernanza" a la sempiterna reinterpretación de una propuesta que ya fué llamada por Gramsci a morir, pero pervive en mucha gente y sus tradiciones.

Confederalismo Democrático nos es presentado como el libro rojo de estas panas y estos panas, que en diversas expresiones políticas que como miríadas constituyen, dan vida y ejercen de manera horizontal las cuestiones políticas en esa zona del Oriente Medio.

Nos llegan noticicias de como en la actualidad las comunicaciones de los mandos medios militares del estado islamico en la zona, son en ruso, no en árabe. ¿Son Chechenia y otras regiones desmembradas por el capitalismo militar transnacional en Europa, llámese Otan, alimentadoras de mercenarios para esa creatura de los poderes fácticos? Si.

Un punto de inflexión que al parecer no se esperaron los think tanks que anualmente se reunen y creen firmemente, que en sus propios designios, deciden el curso de la vida sobre sobre el Planeta, sobre nuestra querida Gaia, nuestra contaminada Pachamama y única nave espacial, Walter dixit, de ella venimos, en ella vivimos y en ella viajamos en uno de los ocho brazos donde el Sol, va desplazándose alrededor del centro de una Vía Lactea a la cual apenas vemos de canto, mientras gira.

Parece que la utopía, imaginada, soñada, ansiada, esperada y vislumbrada empieza a tener concreción en donde menos esperábamos.

Dannilo S. Torrealba H.
@Kaeltikx

4 comentarios:

  1. Un paseo por algunas realidades tu escrito tanto como que la vida puede ser una eterna fantasia

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Saludos Carmen, gracias por tu comentario. ¿Podrías ahondar un poco mas en el mismo?

      Eliminar